jueves, 31 de mayo de 2012

Por un dolar

video



Porque sí, hoy en día algunos son capaces de hacer cualquier cosa por un dolar. Literalmente. Desde que el gobierno decidió que no le venderían dolares a cualquiera que quisiera comprarlos (aun cuando esa persona puede demostrar de donde obtuvo el dinero que va a cambiar) los mercados se volvieron un caos. Ya ustedes saben que yo me dedico a la venta de inmuebles (mercado que se maneja con billetes dolares estadounidenses), y les comento que el fuego ha invadido nuestras oficinas y las de nuestros colegas, la gente esta preocupadisima por lo que pueda llegar a pasar (especulando sin bases claras), y en lugar de estudiar la situación (que ya de por si es incomprensible), se adhieren al caos. La gente no puede obtener dolares para comprar inmuebles, esto hace pensar que tendremos que comenzar a venderlos en pesos, lo cual no seria un problema, pero en este país hay dos (o tres) precios para el dolar: El que dice el gobierno que puede adquirirse en los bancos ($ 4,50), pero que no se consigue. Y el dolar que si se consigue, el "blue" (que vale mas o menos $ 6). Dado a que la brecha entre uno y otro es tan amplia (se habla de un 30% de diferencia) no sera nada fácil pesificar el mercado inmobiliario, ya que los propietarios quieren recibir pesos al valor del dolar "blue" y los compradores no estan dispuestos a pagar mas de lo que dice el gobierno ("dolar oficial"). Y para colmo, no terminan de entender que los billetes no se pueden conseguir al valor oficial ($ 4,50). El Argentino es bruto, pero a la vez es pícaro, pillo, ventajista, un forro en definitiva.
Ah, eso si, me olvidaba. Los miembros integrantes del gobierno han declarado que poseen ahorros en dolares y que "ni loco los cambiaría a pesos".



Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
no hay un remedio que me ponga mejor, 
ni la aspirina con azucar y soda 
ni las caricias ni las frases de amor. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
imaginate lo que haria por dos, entregaria a mi propia señora, 
conseguiri­a a mi propio señor. 
Por un dolar, por uno robaria, por un dolar las piernas abriri­a, 
por un dolar me hari­a de la CIA y a mi madre y a mi padre 
y a mi hermana mataria... Por un dolar. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
no hay un remedio que me ponga mejor, 
ni Madonna cuando muestra la cola, 
ni Maradona cuando sale campeon. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
imaginate lo que haria por dos, soportari­a casi un cuarto de hora 
a las estrellas de la television. 
Por un dolar yo beso a tu tia, por un dolar escucho tu poei­a, 
por un dolar mi oreja cortaria y en la empresa discografica 
un buen puesto me darian... Por un dolar. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
no hay un remedio que me ponga mejor, 
ni los ravioles que me amasa la nona, 
ni los consejos que el maestro me dio. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
imaginate lo que hari­a por dos, repartiria caramelos con drogas 
en el colegio de mi hermano menor. 
Por un dolar a usted lo votaria, por un dolar tal vez me bañari­a, 
por un dolar empujo a la vi­a al cieguito que esperaba 
la llegada del tranvi­a. 
Por un dolar un ojo donari­a, por un dolar un perro comeria, 
por un dolar le haria compani­a y algun que otro favorcito 
a tu suegra y a tu tia. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar 
pero jamas trabajaria, 
no es por nada, yo lo haria... 
Pero fatiga y me causa impresion.


                                                                               "Por un dolar", Ignacio Copani







2 comentarios:

  1. Recorriendo a caballo sus provincias, convertidas en extensos cotos de caza, la familia Kirchner se entretenía abatiendo las aves augurales en cuyas palpitantes entrañas hubieran podido escrutar el aciago destino que también a ellos les reservaba su maquiavélica, populista, subversiva y demagógica política. Debemos hoy al gobierno argentino actual la constatación ciertamente deplorable, de que el antídoto resulta casi siempre mucho más peligroso que el propio veneno. Los poderosos siempre han sentido predilección por lo políticos perversos facílmente corrompibles. Cuando el dinero compra la voluntad nada hay que temer si, en efecto, se tiene dinero. La figura de los expertos que asesoran a políticos corruptos, tan florecientes hoy en día en Argentina, constituye, en la economía del poder, un ejemplo de ello y, para los poderosos, un considerable ahorro. Los defensores de esta forma de hacer dinero, parapetados tras estos fieles escuderos, saben perfectamente que a los políticos se les puede dejar sembrar, pero en ningún caso cosechar lo sembrado...Tiempo al tiempo.



    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tus palabras, poeticamente decoradas, tienen mas razon que la razon misma.

      Muchas gracias.

      Eliminar