jueves, 31 de mayo de 2012

Por un dolar

video



Porque sí, hoy en día algunos son capaces de hacer cualquier cosa por un dolar. Literalmente. Desde que el gobierno decidió que no le venderían dolares a cualquiera que quisiera comprarlos (aun cuando esa persona puede demostrar de donde obtuvo el dinero que va a cambiar) los mercados se volvieron un caos. Ya ustedes saben que yo me dedico a la venta de inmuebles (mercado que se maneja con billetes dolares estadounidenses), y les comento que el fuego ha invadido nuestras oficinas y las de nuestros colegas, la gente esta preocupadisima por lo que pueda llegar a pasar (especulando sin bases claras), y en lugar de estudiar la situación (que ya de por si es incomprensible), se adhieren al caos. La gente no puede obtener dolares para comprar inmuebles, esto hace pensar que tendremos que comenzar a venderlos en pesos, lo cual no seria un problema, pero en este país hay dos (o tres) precios para el dolar: El que dice el gobierno que puede adquirirse en los bancos ($ 4,50), pero que no se consigue. Y el dolar que si se consigue, el "blue" (que vale mas o menos $ 6). Dado a que la brecha entre uno y otro es tan amplia (se habla de un 30% de diferencia) no sera nada fácil pesificar el mercado inmobiliario, ya que los propietarios quieren recibir pesos al valor del dolar "blue" y los compradores no estan dispuestos a pagar mas de lo que dice el gobierno ("dolar oficial"). Y para colmo, no terminan de entender que los billetes no se pueden conseguir al valor oficial ($ 4,50). El Argentino es bruto, pero a la vez es pícaro, pillo, ventajista, un forro en definitiva.
Ah, eso si, me olvidaba. Los miembros integrantes del gobierno han declarado que poseen ahorros en dolares y que "ni loco los cambiaría a pesos".



Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
no hay un remedio que me ponga mejor, 
ni la aspirina con azucar y soda 
ni las caricias ni las frases de amor. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
imaginate lo que haria por dos, entregaria a mi propia señora, 
conseguiri­a a mi propio señor. 
Por un dolar, por uno robaria, por un dolar las piernas abriri­a, 
por un dolar me hari­a de la CIA y a mi madre y a mi padre 
y a mi hermana mataria... Por un dolar. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
no hay un remedio que me ponga mejor, 
ni Madonna cuando muestra la cola, 
ni Maradona cuando sale campeon. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
imaginate lo que haria por dos, soportari­a casi un cuarto de hora 
a las estrellas de la television. 
Por un dolar yo beso a tu tia, por un dolar escucho tu poei­a, 
por un dolar mi oreja cortaria y en la empresa discografica 
un buen puesto me darian... Por un dolar. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
no hay un remedio que me ponga mejor, 
ni los ravioles que me amasa la nona, 
ni los consejos que el maestro me dio. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar, 
imaginate lo que hari­a por dos, repartiria caramelos con drogas 
en el colegio de mi hermano menor. 
Por un dolar a usted lo votaria, por un dolar tal vez me bañari­a, 
por un dolar empujo a la vi­a al cieguito que esperaba 
la llegada del tranvi­a. 
Por un dolar un ojo donari­a, por un dolar un perro comeria, 
por un dolar le haria compani­a y algun que otro favorcito 
a tu suegra y a tu tia. 
Yo soy capaz de cualquier cosa por un dolar 
pero jamas trabajaria, 
no es por nada, yo lo haria... 
Pero fatiga y me causa impresion.


                                                                               "Por un dolar", Ignacio Copani







Octubre de Dos Mil Nueve



10/09


Después de mil noches intentando soñar conmigo, lo único que logro es soñarte a ti, increíblemente aún conservo tu recuerdo, fresco como los tallos nuevos de la primavera. Desearía ver así a mi amor, florecido. Pero la realidad es más similar al otoño, en que las hojas, ya secas, caen de los árboles que pocas ganas tienen de vivir. Si lo pensamos bien son sólo tallos, secos y sin alegría ni color, ¿qué otra cosa más se necesita para probar sus vanas ansias de vida?
No he podido olvidarte, a pesar de los intentos, forzosos y crueles, a pesar de haber conocido gente nueva, volver a enamorarme, sentir que ya te había dejado atrás, sentir que ya estaba todo mi corazón reparado, que ya no derramaba más lágrimas mi alma. Y justo cuando me iba convenciendo de que ya no existías volviste a revivir, en un sueño profundo. Allá en las crudas mitades de la noche, cuando la luna se posa justo sobre el techo de tu casa y las estrellas brillan con gran esplendor, aún cuando se ven opacadas con las dolorosas luces de la ciudad. Maldita luna, te recuerdo bien, prometiste traerme el amor con tu brillo nocturno, pero en cambio solo traes lágrimas, que se van derramando sobre la almohada, y que soy incapaz de detener, creo que tu brillo va robando mi poder, casi como una espada atravesada en mi abdomen y que causa un sangrado, continuo e irreparable. Confié tanto en tu talento luna mía, que al ver tus nulos intentos por hacerme sentir amado me derrito y caigo, como agua sobre el tejado, como la miel más dulce atravesando mi garganta y dejando a su paso restos, de sabor, sólo que este sabor es muy amargo. Tal vez demasiado.
Que ansias de verte, aún cuando el soñarte me duele, quiero volver, volver atrás y amar. Que tonto fui, nomás como un joven incrédulo, desprecie tu amor y ahora me es imposible acercarme a tu calor, que por estos días es más un frío polar, interminable y con ansias de congelar.
Pasiones muertas, emociones derrochadas, corazones regalados, ansias de sueños irreales, canciones tristes que hablan sobre el amor, vaya confusión, ¿no era hermoso el amor?, luces apagadas bajo el alba, historias ya contadas, noticias de mentira, sentimientos escasos, amores esporádicos y nomás, una gran verdad: Amar duele.

miércoles, 30 de mayo de 2012

Alma Bajo la Lluvia

Bueno, este soy yo, y despues de mi presentacion, decido dejar un leve pantallazo de mi, de mi interior, de lo que soy, y de lo que no seré jamás. Dejo aqui plasmado un texto que viene del corazon de una cancion, directo a mi alma, un Alma Bajo la LLuvia.











La noche se mostraba oscura, fría y lluviosa. Yo caminaba por la ciudad casi sin motivos, sin razones, para que el tiempo se muriera, y todo se terminara. Gastaba el tiempo de mi corta vida.
Las pavimentadas calles de Retiro habían cambiado mucho en estos últimos años, apenas comenzaba la década de los 80, y todo era muy diferente a lo que alguna vez había sido. Todo aquello con lo que me había criado, crecido y conocido, todo había cambiado. La civilización, las maquinarias y la tecnología eran ahora dueñas del mundo y de estas calles, mojadas por el agua de lluvia.
Pero todo eso no me importaba en lo absoluto, no en ese momento. Mi mente sólo se ocupaba de pensar, pensar en el pasado, en todo lo que había sido, en lo maravilloso de nuestro amor, que había muerto dos días atrás, cuando te cansaste de mí y decidiste dejarme solo... En ese momento mi corazón sentía un vacío desesperante. Todo había perdido completo sentido, la vida se había tornado vana, la oficina, los dramas del trabajo, el alquiler. Nada ya valía la pena sin ti.
Observaba la ventana del que solía ser nuestro apartamento desde la calle, y nos veía amándonos en ella, pero no era más que un frágil deseo. 
Mi corazón compartía el sentimiento del cielo, de esas nubes oscuras que lloraban a cantaros y mojaba todo el asfalto gris a mí alrededor.
Crucé la calle apurando el paso, mientras me remordía por las palabras que nunca supe decirte, esas palabras que podrían haber salvado nuestro amor. Mi mente le suplicaba a mis ojos que dejaran de llorar, argumentando que vivir llorando el pasado le robaría todo futuro a mi vida. Pero mi alma ya no comprendía razones ni argumentos, lloraba desconsolado.
Me sentía miserable. Me había convertido en el hombre que nunca había querido ser.
Mi alma agonizaba bajo la lluvia mientras mis pies caminaban sólo por inercia, un paso tras otro sobre el húmedo piso.
Cada zapato me parecía una enorme piedra, mis pies estaban atados a una cadena de preso. Cargaba con ella, preso de mi pasado.
Cuando me atreví a levantar mi cabeza para ver el horizonte me di cuenta de que estaba parado frente al mar, en el puerto.
Observaba los barcos, los guinches, los cargamentos. No había barcos flotando en aquel tétrico puerto, casi como si no hubiera vida en él. Todo estaba desolado. La fuerte lluvia había dejado el lugar entero en soledad. Me detuve a mirar un guinche.
Mis ojos no podían ver una maquina, sino que veían una tristeza profunda en el alma de aquella grúa. Casi como que podía sentir su dolor. Ella lloraba como yo. Lloraba por lo que había perdido, por esos barcos hundidos y abandonados que yacían pudriéndose a un costado del muelle. Podía sentir su agonía, esa de saber que aquellos barcos muertos jamás volverían a zarpar, y compartía su dolor, pues yo también sabía que ella jamás iba a regresar.
Yo era como esos guinches del puerto. Me senté a compartir mi dolor con esas tristes maquinas durante el resto de la noche, charlando con ellas como si lo hiciera con el cantinero de un bar de mala muerte, donde sólo llegan aquellos seres dolidos o sin futuro. Entonces me di cuenta, ya nunca podría dejar el pasado atrás, y moriría sin un futuro, sumergido en un inmenso dolor por lo que había pasado.
Mi vida se había estancado en ese momento. En ese puerto oscuro y desolado. Bajo esa fría lluvia. Al lado de aquellas tristes maquinas. Yo iba a morir en el pasado.

I. M. L. (En algun momento de 2009)

El comienzo

Bueno, vamos a empezar entonces...






Mi nombre es Ignacio Labate, tengo 22 años. Trabajo en una inmobiliaria de Villa Adelina, San Isidro, Buenos Aires, Argentina, America del Sur, Planeta Tierra, Dimensión Desconocida.
Decidi incursionar en esto del Blog debido, basicamente, al aburrimiento que sufro por la falta de trabajo, todo debido al quilombo que hay con el tema de los dolares, les comento que, para los que no lo saben, el gobierno ha practicamente cerrado las puertas a todos aquellos mortales que quieran conprar dolares en los bancos, por tal motivo, el dolar "blue" (denominado asi porque en Estados Unidos prohibieron el uso de la palabra Nigga y algunos de sus sinonimos para ciertos casos, antes se le decia dolar "Black" o "Dark") ha subido su precio hasta llegar a superar los seis pesos por dolar. Como algunos sabran, los inmuebles en la Argentina, se venden en dolares desde hace algunos años, entonces, al no poder comprar dolares, la gente no puede acceder a la compra de inmuebles, que aun se cotizan en la moneda Estadounidense (dicho sea de paso, USA es uno de los pocos paises que no guarda sus reservas en dolares, mirate Zeitgeist) ya que no pueden cambiar los pesos que ganan por dolares en los bancos.
Ese es, simplemente, uno de los puntos que han generado la situacion en nuestro pais, pero hay muchos mas motivos que llevan a que yo, hoy, este aqui sentado, en la oficina y con el culo chato, en lugar de estar vendiendo propiedades como deberia.
Pero bueno, vamos a ver si, por lo menos, la creacion del blog me lleva a matar mi aburrimiento. Entretanto, me entretengo.